WebHeader_Grove.png
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
Donate your vehicle and help support local, independent journalism today!

Defensores de N.H.: La Licencia de Conducir Mejoraría Relaciones Entre Indocumentados Y La Policía

hudson_immigrant_group_meeting.jpg
Imigrantes em New Hampshire
/

Escrito originalmente en inglés por Daniela Allee, traducción de María Aguirre

Una ley de la camara  de New Hampshire que permitiría que los inmigrantes indocumentados obtengan licencia de conducir, enfrenta una difícil batalla este año. 

Defensores de inmigración dicen que la legislatura es clave para mejorar las relaciones que han estado construyendo con jefes de la policía del tramo del sur del estado.

Aloisio Costa, uno de los defensores, pasa la mayoría de su tiempo haciendo lo que los pastores hacen: rezar, leer la Biblia, escribir sermones y atender las necesidades de su iglesia. 

Él lidera la iglesia Assembly of God, Bethel de la creciente comunidad brasileña de Nashua. Costa dijo en inglés que los pastores de comunidades inmigrantes se involucran más que solo en la vida espiritual de sus congregaciones. 

“Son mecánicos, abogados, psicólogos”, él dijo. "Son padres de familia — madre, padre, lo que sea. Tenemos que reinventarnos siempre que hay una necesidad diferente”.   

Esto es una gran verdad, especialmente, para personas indocumentadas, para quiénes no hablan inglés o no tienen las mismas estructuras de soporte que tenían en sus países de procedencia. Esto se repite en las relaciones con la policía. 

“Necesito ser ese puente, aunque ese puente a veces no exista”, dijo Costa. “Necesito luchar lo más que pueda para llegar a la policía para que ellos también entiendan las necesidades de la comunidad”. 

Desde el año pasado, Costa, junto a otros pastores y defensores de inmigración,  programaron reuniones con jefes de la policía de Nashua, Salem, Hollis, Hudson, y Merrimack, donde un defensor, Leuson Veloz, contó la historia de inmigración de su familia. 

“Mi padre se fue de Brasil. Yo tenía 13 años. Entonces, desde los 13 años hasta los 16, no tuve a mi padre”, él dijo.

Un oficial preguntó:  “¿porque él estaba aquí?” 

“Estaba aquí, trabajando como un loco”. 

En cada reunión, miembros de la comunidad hablan de cómo su experiencia moldeó la perspectiva de la policía y explican las razones por las que ciertas personas le tienen miedo. 

“Eso fue lo que realmente resaltó para mí, algo de lo que no estaba consciente. Nunca había escuchado esas conversaciones”, dijo el jefe de la policía de Hudson en inglés, Bill Avery. Él y otros miembros del personal de comando se reunieron con Costa y otros el pasado septiembre. 

Avery dijo que quería que todas las personas, sin importar su estado legal, se sientan seguros de llamar a su departamento si son víctimas de crimen o si necesitan otro tipo de ayuda. 

Eso no estaba ocurriendo porque el pueblo y su departamento policial había tenido mala reputación con la comunidad inmigrante de New Hampshire por muchos años. 

La razón: por años, el departamento policial de Hudson se había aliado de autoridades de inmigración y tenían dos oficiales que podían participar en acción legal de inmigración. 

Esta participación se terminó en el 2011. Pero, Avery dijo que sí trajo barreras.

“No puedo poner un número a la cantidad de veces que habían víctimas que no querían venir a este edificio porque tenían miedo de que le notificamos a inmigración aunque eran las víctimas”, dijo Avery.

Costa, el pastor, dijo que el hecho de que Avery y otros jefes de la policía quieran construir relaciones con comunidades inmigrantes es necesario para seguir adelante. 

Como ex-oficial de la policía en Brasil, Costa dijo que no fue fácil para él hablarle a la policía en Estados Unidos. 

“A mi no me da miedo”, él dijo. “Sé exactamente cuál es su rol. Los respeto por lo que hacen y la posición que tienen. Pero, no pueden ir más allá”.  

Hay un tema en particular que le daría paz: una licencia de conducir. 

Costa dijo que una forma de identificación ayudaría a las personas a reportar situaciones de emergencia, como de violencia doméstica por ejemplo. 

“Toleras abusos, pequeña violencia en casa, porque no quieres llamar a la policía”, dijo Costa.

Ese miedo, los defensores le dijeron a la policía, existe en las carreteras también, cuando una persona indocumentada es detenida. Como no son elegibles, no cargan una licencia de conducir con ellos. Esa pequeña infracción de tránsito podría traer grandes consecuencias si el ICE se involucra. 

“Hemos visto a muchas personas ser deportadas porque su única infracción fue manejar sin una licencia de conducir”, dijo en inglés Bruno Soares, un defensor que organizó las reuniones del 2020.

Soares está incentivando a jefes de la policía a apoyar legislatura que brinda licencias de conducir para personas indocumentadas. Los defensores estiman que hay alrededor de 15,000 inmigrantes indocumentados en New Hampshire, la mayoría en el tramo sur del estado.

“Esta área tiene muchas personas indocumentadas”, dijo Avery. “La mayoría -- la gran mayoría -- de esas personas que son indocumentadas son trabajadores, quieren apoyar a sus familiares, [pero] manejan todos los días de manera ilegal”. 

La primera vez que te detienen, lo dejan pasar. La segunda, es un delito menor, lo que significa comparecer ante el tribunal. Allí es cuando el ICE se presenta, en busca de ese tipo de casos. 

“Y si decides no ir a la corte porque te da miedo que vaya el ICE,  te dan una orden de arresto", dijo Avery. “Entonces, hay todo tipo de repercusiones que vienen después de ser detenido”. 

La legislatura propuesta resolvería este problema. Pero, al mismo tiempo, enfrenta grandes desafíos en el Senado este año. El comité de transportación votó 10 a 9, de manera partidista, que la cámara no apruebe el proyecto.  

“Estamos hablando de personas que son ilegales o indocumentadas, y no sienten que tienen ese derecho o privilegio”, dijo el representante Ted Gorski, un Republicano de Bedford, en una audiencia a comienzos del mes. 

Pero, Avery dijo que la legislatura beneficiaría a la policía al igual que a los inmigrantes. Los oficiales de patrulla se sienten más seguros cuando inmediatamente pueden verificar la identidad de alguien; y las carreteras también serían más seguras porque el conductor tendría que pasar por un examen de manejo para obtener la licencia. (16 estados y el distrito de Columbia ya tienen leyes como estas que están activas, según el National Conference of State Legislatures).   

Avery dijo que si los oficiales detienen a alguien que está manejando sin licencia, pasan su nombre por el sistema, y ven que la ICE tiene una orden contra ese individuo porque ha cometido una ofensa violenta, lo van a reportar a autoridades de inmigración. 

“No tengo paciencia para eso en mi comunidad”, él dijo. Nada de la legislatura va a proteger a los individuos de que eso suceda.

“Esas normalmente son ofensas muy violentas que entrarán en juego si son indocumentados”, agregó. “No vamos a llamar al ICE solo porque este caballero salió, trató de trabajar duro y puede ser descubierto manejando sin licencia. Eso simplemente no va a pasar..” 

La defensora de inmigración, Eva Castillo, se ha estado reuniendo con la policía alrededor del estado por casi dos décadas. Ella nunca ha escuchado a un jefe de la policía hablar así. Pero ahora, dice ella, hay una nueva generación de liderazgo policial. 

“Hay más disposición a trabajar en equipo. Hay más ganas de resolver problemas. Los departamentos policiales, creo, generalmente están más conscientes de la importancia de construir comunidad”, dijo ella.  

Dos oficiales de la policía testificaron a favor de la ley en una audiencia el 5 de marzo, incluyendo a Michael Carignan de Nashua. 

“Si pudieran tener esa licencia y usarla para ir y regresar del trabajo, se sentirían más cómodos en hablar con nosotros”, dijo él en inglés.  “Si cometen alguna violación de tránsito, se los para, reciben un ticket y una multa, al igual que el resto.” 

“Con esa comodidad, viene la confianza en que la policía está aquí para ayudar”, dijo Carignan. 

Castillo dijo que ella lloró cuando se enteró que jefes de la policía habían testificado a favor de la ley. Ningún jefe hizo eso hace dos años, cuando se propusieron leyes similares. Castillo y otros defensores sintieron que no tenían una relación lo suficientemente fuerte para pedir apoyo. 

“Hemos recorrido un largo camino", ella dijo. "Cuando los escuché, me dije ‘Wow, pensar que antes les tenía miedo’”.  

Castillo dijo que continuará peleando por la nueva ley, porque ella está segura que otros le siguen teniendo miedo a la policía. 

Daniela is NHPR's reporter in the Upper Valley and Monadnock regions. She also leads NHPR's Spanish language news initiative, ¿Qué Hay de Nuevo, New Hampshire? You can email her at dallee@nhpr.org.

You make NHPR possible.

NHPR is nonprofit and independent. We rely on readers like you to support the local, national, and international coverage on this website. Your support makes this news available to everyone.

Give today. A monthly donation of $5 makes a real difference.