WebHeader_Grove.png
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
Get entered to win tickets to Paul McCartney at Fenway June 8th with your gift today!
Noticias en español
NHPR is one of several members of the Granite State News Collaborative participating in 'Invisible Walls,' a reporting project that describes how exclusionary zoning laws have reinforced areas of persistent poverty. The implications touch many aspects of community life, including crime, public health, affordable housing and access to economic opportunity in Manchester. The same sorts of exclusionary zoning practices present in Manchester are common across the state and likely have had similarly-broad effects.

Paredes Invisibles: Una mirada desde el East Side de Manchester

220116_GSNC_ABO_ZONING_CENTERCITYHOMES+STREETS_003 (1).JPG
Allegra Boverman
/
Granite State News Collaborative
There are a variety of old and old-style multifamily and single-family homes in this Manchester neighborhood. Some are renovated, some are not.

Durante décadas, la empresa manufacturera Amoskeag Manufacturing Company dominó Manchester y la mayoría de sectores de la ciudad. Incluso, estableció las bases de cómo la Queen City eventualmente zonificaría sus barrios.

Un barrio que vive los efectos de esa zonificación es el East Side de Manchester. Como parte de la nueva serie del Granite State News Collaborative, titulada "Invisible Walls" ("Paredes Invisibles"), Gaby Lozada, reportera de NHPR, conversó con dos propietarios de negocios sobre los desafíos que enfrentan a diario y lo que están haciendo al respecto.

Mira el video para esta historia:

QUE HAY ZONING.mp4

Todos los días, Carlos Colón, alza las puertas de su taller de reparación de autos en la Union Street de Manchester. Huele a aceite y a gasolina, pero las herramientas lucen impecables.

Él empezó a trabajar a los quince, y ahora es propietario de su propio local. Colón creció aquí. Las personas lo conocen y él conoce todo acerca de su barrio.

El dice que no es un mal vecindario, que hay otros lugares malos aquí, pero tampoco diría que es un buen vecindario. 

Alrededor de su taller, hay niños tomados de las manos que caminan juntos después de la escuela, y personas que van y vienen de bodegas y barberías.

Es un vecindario con mucha vida, pero hay personas que necesitan ayuda.

"Ayudo a las personas con gasolina, con la reparación de sus autos y cosas así", dice Colón. "Sabes, no todas las personas de este barrio tienen mucha plata, sabes, especialmente con los costos de renta hoy en día".  

Colón hace lo que puede ayudando a las personas con gasolina o con la reparación de sus autos. Él está consciente de que muchos no tienen dinero, especialmente, en estas épocas de altos costos de renta.

Unas cuadras más adelante en Maple Street, está Ana Food Market. 

"Mira que bonita se frie la empanada," dice Ana Román, la propietaria, orgullosa de sus empanadas perfectamente fritas.

Ella vende de todo: especias, ropa, y prepara buena comida Hispana de casa, como plátanos fritos y chicharrones.

A veces, ella comparte esos platos con vecinos e inmigrantes que buscan un plato caliente de comida.

“Los inmigrantes vienen a que los ayude, unos no tienen para comer y yo se lo doy gratis”, dice.  

Román ha vivido allí por 25 años. Ella empezó con un food truck llamado Sabroso y ahorró lo suficiente para abrir su tienda hace dos años. Ella dice que ha progresado en el barrio, pero ha sido difícil conseguirlo.

“Aquí es donde he hecho mi vida, aquí es donde he podido progresar", dice. "Fue difícil abrirlo, los inspectores nos hicieron la vida imposible. Yo sentí que me discriminaron".

El banco le negó su préstamo y ella dice que los inspectores la discriminan por ser Latina. En el barrio, alrededor del tercio de residentes son Hispanos.

Muchos de los efectos de las prácticas excluyentes de zonificación se manifiestan aquí mediante altos costos de alojamiento, pobreza y menos acceso a servicios básicos.

Desde una mirada general, la zonificación es un conjunto de leyes que dictan cómo se debe utilizar un terreno, incluyendo lo que se puede construir allí. En la mayoría de comunidades, el consejo de planificación y zonificación local registra estas leyes en mapas y escritos.

Los barrios que tienen más espacios verdes y los barrios que están llenos de alojamientos multifamiliares no fueron hechos de esa manera por accidente. En Manchester, el poder que la compañía Amoskeag Manufacturing Company tuvo en los siglos 19 y 20, determinó las políticas de zonificación de la ciudad. Intencionalmente, Amoskeag separó a sus trabajadores por etnicidad y nivel de destreza, ofreciendo alojamiento a los jefes y dejando a muchos nuevos trabajadores inmigrantes solos y buscando un lugar para vivir por su propia cuenta.

Después, los alojamientos multifamiliares fueron restringidos solo para algunos barrios en Manchester — la mayoría en la parte central de la ciudad —mientras el próspero North End se quedó con casas unifamiliares.

La zonificación no creó las concentraciones de pobreza que se ven hoy en Manchester, pero sí ha continuado con el esfuerzo de reunirla en algunos de los barrios centrales al detener la construcción de hogares multifamiliares en otros sectores. Esto ha causado que ciertos lugares tengan los costos de renta y alojamiento más altos entre más lejos del City Hall quede, creando una serie de paredes invisibles que han evitado que muchos de los residentes más perjudicados en la ciudad se vayan del núcleo urbano.

Muchos de los tramos del censo en el centro de Manchester muestran ingresos más bajos. El típico residente que vive en el tramo 15, gana solo $33,000. En el barrio que se extiende desde el sur de los departamento Harris, que incluye el tramo 14, se ven ingresos de $23,000. Estas áreas suelen ser las más vulnerables del estado, lo que significa que son las más propensas a necesitar más ayuda en caso de un desastre de salud pública.

“Muertes por sobredosis, riesgo de pobreza de por vida y tasas de enfermedades transmisibles también se concentran en los barrios más empobrecidos de Manchester”, resalta un reporte del departamento de salud de la ciudad del 2019, el cual estudió las necesidades de salubridad del gran área de Manchester.

Ana Román ha notado las otras maneras en que el vecindario ha cambiado durante los pasados años,

"Antes el vecindario era tranquilo, podía trabajar hasta las 11 y no tenía miedo a nada".

Ahora, Román cierra antes porque tiene miedo de ser asaltada dentro de su tienda.

Colón, el mecánico, dice que algunos de los problemas del barrio son las drogas y la indigencia. El único refugio nocturno de la ciudad y alrededor de 20 centros con servicios de apoyo a la adicción, como clínicas y sitios de reuniones Anonimos, están ubicados en el East Side.

El dice que hay cuatro clínicas de metadona están en el área lo que atraen a más de esas personas a este barrio. 

A Colón le molesta que no hayan suficiente centros de rehabilitación en otros barrios; él dice que esto es lo que le ha dado al East Side, una mala reputación. Además, también se queja de quea los que se los culpa es a los Hispanos.

"Y luego, ¿quién paga por eso? Los Hispanos. Sí, es un barrio Hispano. Y la mayoría del tiempo, ni siquiera los Hispanos son los que causan el problema".

El problema no solo son las drogas; alrededor del taller de Colón, se pueden ver tachos desbordados de basura que se quedan allí por días.

A diario Colón recoge desde cubrebocas hasta agujas de la calle. Él piensa que la ciudad ha abandonado su barrio e ignora propietarios problematicos.

"Sabes, a veces tú tratas de limpiar el barrio, pero sabes, tienes propietarios así. Ellos son dueños de estos grandes edificios, pero viven en Massachusetts y no se encargan de su barrio" dice Colón.

Un reporte del 2021, de NHPR, descubrió que casi la mitad de todas las quejas de alojamiento al departamento de cumplimiento de ley de la ciudad, vienen de barrios con ingresos bajos o moderados, como el East Side.

Pero las personas quieren ver un cambio. Estos dos propietarios de negocios, Román y Colón, dicen que es momento de que sus voces se escuchen y peleen contra este tipo de tratamiento y discriminación de la ciudad y de sus bancos.

Quieren formar el primer comité de propietarios de negocios del East Side.

Pero, hay un problema.

"Aquí hay poca unión como negociantes”, dice Román. “Creo que sería bueno reunirse, hablar y compartir por lo menos una vez al mes”. 

Román dice que actualmente, no hay cohesión entre dueños de negocios. El otro problema es que sus vecinos piensan que las personas a cargo no están escuchando.

Escucho de muchas personas, especialmente de gente Hispana, que no ayudan porque no se escuchan sus voces y cosas así

Ahora, hay un esfuerzo de reunirse al menos una vez al mes, lo cual Colón piensa que puede traer un cambio significativo. Él dice que todos necesitan trabajar juntos para que mejore el barrio y se rompan estereotipos.

"Yo defiendo mucho a este barrio", dice Colón. "Todo lo que sé es que este barrio tiene … buena comida. Tiene buena comida, comida Hispana y cosas así. Creo que es un gran barrio. Sabes, hay un pequeño mundo en este barrio".

Colón y Román quieren asegurar que este pequeño mundo donde viven esté bien cuidado.

You make NHPR possible.

NHPR is nonprofit and independent. We rely on readers like you to support the local, national, and international coverage on this website. Your support makes this news available to everyone.

Give today. A monthly donation of $5 makes a real difference.