WebHeader_Grove.png
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
Get entered to win tickets to Paul McCartney at Fenway June 8th with your gift today!
Noticias en español

Una nueva clase ayuda a inmigrantes Latinos a encontrar conexiones y confianza para cambiar sus comunidades

IMG_0026.JPG
Gabriela Lozada
/
NHPR
Nadia nació en México. Llegó a Estados Unidos con el sueño de tener una familia y encontró en su fe un camino para criar a sus hijos. Ahora que son un poco mayores dice que puede buscar nuevas metas en su vida.

Algunos defensores dicen que los Latinos no han encontrado un lugar en New Hampshire para participar en asuntos comunitarios, pero una nueva clase pretende darles herramientas para crear mejores relaciones y ayudarse mutuamente.

Durante mucho tiempo, Nadia, una ama de casa en Nashua, pensó en su apartamento como su capullo. Stickers de mariposas adornan sus paredes, donde ella se despierta a las 4 a. m. todas las mañanas para estudiar la Biblia y preparar el almuerzo de su esposo. Era uno de los pocos lugares en los que se sentía cómoda.

“A veces pensamos que, como inmigrantes, no tenemos derecho a adquirir ciertas cosas, o no tenemos derecho a decir ciertas cosas”, dijo.

Cuando se aventuraba a salir, generalmente iba a la iglesia pentecostal local, donde conoció a su amiga, Sadier. Las mujeres, cuyos apellidos no usamos para proteger su privacidad, pronto se dieron cuenta de que tenían mucho en común. Como inmigrantes, ambas se apegaron a una vida invisible en New Hampshire.

“Pensé que no tenía derecho a hablar y que mi voz no tenía ningún valor”, dijo Sadier.

Pero eso está cambiando gracias a un nuevo curso que están tomando con el Granite State Organizing Project. Llamado “Creando Líderes para la Comunidad”, este programa de diez semanas está diseñado para ayudar a los inmigrantes Latinos en el sur de New Hampshire a construir conexiones y cambiar sus comunidades para mejor.

Ángela Mercado dirige la clase basándose en su experiencia como inmigrante de Ecuador; ella se ha ofrecido como voluntaria para ayudar a la comunidad Latina desde que llegó hace 20 años. Ella busca estudiantes en todas partes, pero ha encontrado mucho interés en las comunidades religiosas locales, como aquella donde oran Nadia y Sadier.

Mercado dijo que muchos obstáculos pueden evitar que las personas sientan que tienen una voz en sus comunidades: barreras del idioma, sentimientos de aislamiento y más. Ella quiere que esta clase sea el punto de partida para superar esos obstáculos, un lugar donde la gente de la comunidad Latina pueda reunirse, conocerse y ayudarse mutuamente.

“Esto es para que todos aprendan que pueden ayudar a otras personas siendo defensores”, dijo.

IMG_0017.JPG
Gabriela Lozada
/
NHPR
Ángela Mercado ha impartido dos de estas clases hasta el momento. Ella se mantiene en contacto con sus estudiantes después de que finaliza el curso para alentarlos a seguir involucrados en los asuntos de la comunidad.

Mercado inicia el curso pidiéndoles a sus alumnos que establezcan una meta personal, algo que los ayude a sentirse más empoderados. Para Nadia, ese objetivo era ir a la biblioteca local, algo que no había tenido el coraje de hacer antes a pesar de vivir en Nashua durante años. Gracias a esta lección ahora tiene la resolución de visitar este verano.

Su amiga Sadier también quería ampliar sus horizontes conociendo a sus vecinos.

“Nos encerramos en nuestros hogares”, dijo, “y no conocemos las necesidades de nuestros hermanos y hermanas”.

La clase inspiró a Sadier a ver su vecindario de una manera diferente y a pensar más en las personas que la rodean. Con eso en mente, se le ocurrió otra idea: podría comenzar a comunicarse con nuevos inmigrantes, utilizando su propia experiencia para ayudarlos a averiguar a dónde ir para obtener alimentos, atención médica y más. “Alguien puede ser una bendición para otro que acaba de llegar”, dijo.

Este enfoque en las necesidades de la comunidad, a nivel individual o más amplio, es una gran parte de esta clase. Para otra tarea, los estudiantes tuvieron que mirar alrededor de sus comunidades, principalmente Manchester y Nashua, y pensar en cómo podrían mejorar.

Identificaron muchos problemas: falta de viviendas asequibles, falta de servicios de apoyo para adultos mayores, falta de un lugar para ayudar a las personas a combatir la discriminación. Pero también hablaron sobre soluciones y de querer acercar estas ideas a las personas en el poder.

Para muchos estudiantes fue la primera vez que sentían que habían encontrado una comunidad para hablar sobre este tipo de cosas.

Mientras dirigía la clase, Mercado dijo que trata de inspirar a sus alumnos para que se conviertan en verdaderos agentes de cambio, líderes o defensores. Y para hacer eso, también trata de ayudarlos a sentirse más cómodos hablando en público.

Nadia y Sadier recientemente pusieron en práctica esa lección en la Cámara de Representantes de New Hampshire, donde compartieron sus pensamientos en una audiencia legislativa. Ninguna de las dos había testificado públicamente antes.

“Sentí que me estaba muriendo”, dijo Sadier. “Pero estaba orgullosa de mí mismo y ya nadie me detendrá”.

Sadier's faith has accompanied her through hard times. "I was a leader in my church but I didn't know it," she says
Gabriela Lozada
/
NHPR
Sadier dice que su fe la ha alentado durante momentos difíciles. Quiere ser defensora y activista para ayudar a inmigrantes indocumentados que llegan por primera vez al estado.

Mientras estaban en la Cámara de Representantes, ambas mujeres notaron que los líderes latinos no tenían muchos otros partidarios en la sala. Si nadie se presenta para apoyar a los defensores, dijo Sadier, no hay forma de que se produzca un cambio real para sus comunidades.

Pero eso no desanimó a las mujeres. En cambio, las hizo aún más motivadas. Desde su visita a la Cámara de Representantes, Sadier ha alentado a sus amigos a ser valientes y a no desanimarse a participar si no pueden hablar inglés.

“No fue un impedimento, y no será un impedimento”, dijo. “Deberíamos ser valientes y no vivir en las sombras”.

Nadia también se siente más empoderada ahora. Ella está lista para abogar por otras personas.

“Soy una voz para aquellos en la misma condición que yo”, dijo.

Como una mariposa, ha salido de su capullo.

You make NHPR possible.

NHPR is nonprofit and independent. We rely on readers like you to support the local, national, and international coverage on this website. Your support makes this news available to everyone.

Give today. A monthly donation of $5 makes a real difference.